RSS

LA GUERRA DE ARAUCO

26 jul

Durante mucho tiempo se pensó que la lucha contra el pueblo araucano había sido un fenómeno bélico, en que los hispanocriollos habían procurado extender su dominación mientras los indígenas la resistían.

Las investigaciones más recientes han demostrado que la guerra de Arauco tuvo un carácter constante durante los primeros cien años, pero a partir de la segunda mitad del siglo XVII predominan formas de relación pacifica, las llamadas relaciones fronterizas en las que de vez en cuando surgía algún estallido violento.

Al terminar el siglo XVI, era evidente que los araucanos no podían ser sometidos y que era necesario readecuar la estrategia. Numerosos desastres y la decadencia de los lavaderos de oro impedían sostener el esfuerzo bélico. A fines del siglo XVI se produjo el Desastre de Curalaba (1598) donde murió el Gobernador Martín Oñez de Loyola, a lo que siguió una gran sublevación que finalizó con la destrucción y abandono de todas las ciudades ubicadas a sur del Bío-Bío (Cañete, Angol, La Imperial, Villarrica, Valdivia y (Osorno)

Durante el siglo XVI las fuerzas españolas estaban compuestas por tropas inorgánicas, integrada por vecinos y encomenderos que se organizaban cuando eran requeridas por el Gobernador. Estas tropas tenían escasa disciplina y los recursos para mantener la guerra eran pobres pues eran aportados por los vecinos y encomenderos.

El Gobernador Alonso de Ribera comprendió la situación e ideo un plan par hacer frente a la guerra. Comenzó por crear un Ejército profesional permanente de unos 2.000 efectivos. Para la manutención del ejército obtuvo que desde Lima se enviara a Chile el Real Situado y finalmente estableció una línea de frontera en el Bío-Bío defendida por una serie de fuertes y cuando la situación lo aconsejara la línea de frontera avanzaría.

Por esa misma época el sacerdote jesuita Luis de Valdivia logra que la Corte aprobase la aplicación del proyecto de Guerra Defensiva, que consistía en reducir a los indígenas en forma pacífica, mediante tal acción de misioneros, mientras las fuerzas militares permanecían a la defensiva.

El sistema fracasa debido a que los tres primeros misioneros enviados a territorio araucano fueron asesinados por los indios, cayendo en descrédito el sistema propuesto por el padre Luis de Valdivia.

La existencia de la frontera en el Bío-Bío no puso fin a la guerra de Arauco y esta continuo durante el siglo XVII pero con algunas variantes.

Debido a la escasez de población para el trabajo en las haciendas y la encomienda de la zona central, la Corona decreta la esclavitud de los indígenas alzados y en guerra (1608. Con anterioridad a la dictación de la Real Cédula este sistema se habla practicado sin autorización. La esclavitud indígena se transformo en el incentivo de la Guerra y dinamizo la entrada del Ejército en territorio indígena.

Bajo el pretexto de atacar a indígenas sublevados) pero con el verdadero objetivo de capturar indios y venderlos como esclavos, se incursionaba en territorio indígena, eran las malocas. E! valor del botín se repartí a entre las autoridades, oficiales y soldados.. La crueldad de los procedimientos de las malocas solía desatar venganza por parte de los indígenas, que efectuaban ataques sorpresivos a los poblados, haciendas y puestos militares fronterizos con el propósito de robar ganado, mujeres y niños, los llamados malones.

De esta forma la guerra se hizo interminable. Bajo el gobierno de Luis Acuña y Cabrera los excesos llegaron a tal extremo cuando los hermanos Salazar cuñados del Gobernador, con el pretexto de castigar algunas reducciones, se internaron en territorio indígena donde experimentaron serias derrotas en manos de los indios, originando una sublevación general que se extendió hasta el río Maule en 1655, dejando asolado un territorio que parecía definitivamente pacificado. Se tuvo que abandonar algunos puestos fronterizos, y gran parte de la población tuvo que huir al norte del río Maule.

La experiencia demostró que la esclavitud de los indios era perjudicial y no solucionaba el problema de la rebeldía, además en el país habla aumentado la población mestiza y con ello la disponibilidad de mano de obra, de modo que la esclavitud indígena no se hacía necesaria. En 1683 la Corte puso término a la esclavitud indígena.

Relaciones fronterizas en la Araucanía. Después de la gran rebelión de 1655 durante algunos años hubo inestabilidad en la frontera, pero luego reina la tranquilidad sin que hubiera ningún estallido de violencia importante, solo ocurrieron escaramuzas y fechorías habituales. Cada vez era más notoria la compenetración de ambos pueblos a través de variadas formas de relaciones fronterizas, donde tiene importancia el comercio, el mestizaje, y el trabajo misionero.

El comercio. Desde que los españoles e indígenas entraron en contacto, experimentaron la necesidad de intercambiar especies a pesar de la violencia, odio y lucha. Los indios se sentían atraídos por artículos de los españoles como, baratijas, hierro, vino, aguardiente, géneros y otros y estaban dispuestos a adquirirlos. Los españoles por su parte necesitaban de los indios, alimentos, ponchos y ganado. De este modo se estableció un comercio que en el siglo XVIII esta perfectamente organizado. Son numerosos los mercachifles y buhoneros que se introducen en la Araucanía donde realizan un activo y lucrativo negocio con los indios. Por otra parte los propios indígenas concurren regularmente a los fuertes y ciudades de la frontera para realizar intercambio de productos con los hispano criollos.

El mestizaje. El contacto de hispano criollo e indios condujo a la mezcla a la mezcla de ambos, dando origen una población mestiza que representa la fusión de ambos pueblos y fue un agente de trasculturización, esto es, mutuas influencias.

El trabajo misionero. Desde fines del siglo XVII el trabajo misionero cobro mayor intensidad debido a que la incorporación de numerosos indígenas la fe cristiana fue una de las preocupaciones más importantes de la Monarquía española en América.

About these ads
 
1 comentario

Publicado por en 26 julio, 2010 en Historia de Chile

 

Una respuesta a “LA GUERRA DE ARAUCO

  1. Hericks Alarcón

    5 septiembre, 2012 at 18:37

    .l. con cariño

     

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: