RSS

Archivo de la categoría: Historia Regional

Lago Llanquihue

Introducción.

Desde la época de su descubrimiento hasta nuestros días, la imponente y hermosa imagen del lago Llanquihue, ha maravillado gratamente a cualquier observador que se sirva de dar una vuelta por aquellos parajes. Bien merece así, denominarse por algunos autores “el último espejo azul que conforma la diadema de los lagos subandinos”.

Asimismo, nosotros como visitantes del lugar hemos podido concordar plenamente con las aseveraciones dadas a conocer en el párrafo anterior; pero nuestro informe no sólo se remonta y reduce a la descripción positiva de los atractivos del lago, sino que este /representará un estudio acabado de lo que es y constituye como medio natural el “Lago Llanquihue”.

Hoy en día este lago se consolida simplemente, como aquel perfecto reducto rodeado y próximo a majestuosas formas de relieve como son los volcanes Osorno, Calbuco, la zona de contacto entre la cordillera de los Andes y el valle Longitudinal, la amplia vegetación dada por los bosques frondosos etc.

Con lo preliminar, el objetivo preponderante no es repetir lo ya expuesto sino que hacer de esta actividad un proceso más efectivo en cuanto a indagación e investigación, para lo cual el propósito es lograr una comprensión y entendimiento acerca de la importancia que tiene el conocimiento de este lago, considerado geológicamente uno de los más jóvenes y recientes en nuestra región y país. Pero a la vez, es reconocer como su contexto ha ido variando en la medida en que transcurre el tiempo y como la influencia no solo de los fenómenos de la naturaleza, sino que también del hombre, han sido elementales para darnos cuenta de lo que es en este instante el escenario del que forma parte esta laguna. Queremos además, enfatizar en las particularidades y distintivos que exhibe dentro de las diferentes demarcaciones o límites este bello anfiteatro en este momento, para ello osaremos a identificar y caracterizar los sitios ubicados dentro de la cuenca del lago Llanquihue.

Los tópicos expuestos en el presente informe serán nombrados gracias al siguiente ordenamiento: inicios e historia geológica del lago, relieve y topografía de éste, asentamientos humanos y transformaciones en el paisaje derivados por el proceso de colonización alemana a orillas del lago, datos geográficos específicos del Lago (situación geográfica absoluta o matemática, situación geográfica relativa, configuración del territorio, superficie, profundidad, altura sobre el nivel del mar, límites y utilización de las aguas) y hoya hidrográfica del lago.

Para poder concretar y compensar plenamente lo antepuesto, se utilizarán diversos medios existentes para complementar la temática dicha. Entre las formas más relevantes se encuentran: la observación y percepción expresada por nosotros en la salida a terreno efectuada el día sábado 26 de Abril de 2008, a la vez nuestra caracterización de lo contemplado será acompañada de información adicional inquirida en el examen detallado de cartas topográficas, contenidos de libros, manuales, textos e Internet.

CAPÍTULO 1

Breve Historia Geológica del Lago Llanquihue.

El lago Llanquihue se considera como “uno de los últimos espejos azules que forman la diadema de nuestros lagos subandinos”, es uno de los más extensos de Chile ya que alcanza una superficie aproximada de 585 Km2.

Sus inicios e historia geológica están íntimamente asociados a su actual etimología indígena empleada (hundirse, sumergirse), porque justamente tiene relación con la fase geológica que poseyó éste en los tiempos del cuaternario, o mejor dicho en los tiempos modernos de la cual han sido testigos los moradores indígenas.

A fines de la última glaciación comienza a formarse el lago Llanquihue, por la fuerza de los vestinqueros que bajaron desde la cordillera de los andes y que fueron socavando la hoya, con la formación de grandes morrenas alrededor del futuro lago. Al finalizar la época glacial esta hoya recibió el agua de los deshielos formando el lago Llanquihue.

Este lago como todos los demás, a lo largo de la cordillera presentaba una época post – glacial en que los hielos comenzaron a retirarse al interior de la cordillera, el mismo cuadro que se presenta hoy en día con la laguna san Rafael. Los glaciales del tronador uniéndose en el valle que ocupa hoy el lago de todos los santos, extendían su masa de hielo al salir a la llanura del valle central, en forma de abanico, hasta el extremo occidental del lago , donde depositaron y formaron las morrainas frontales de Puerto Varas, Frutillar, Puerto Octay.

Las terrazas lacustres que se presentan en este enorme lago, nos indican los diferentes niveles de este durante su historia, desde su nacimiento hasta el comienzo de su formación tenía una altura de aproximada de 83 mts sobre el nivel actual.

A medida que el glaciar se retiraba, el río Maullín iba profundizando su lecho dentro del material de las morrainas y su nivel bajaba paulatinamente. Las actuales terrazas de Puerto Klocker acusan un nivel de 31 mts. sobre el actual fenómeno que nos señala una pérdida de terrazas, que también se puede constatar en la ribera sur del lago.

Al llegar el glaciar en su retirada hasta la brecha del río Petrohué se produjo la primera gran catástrofe geológica: el lago se vació a este valle en el lugar. “La ensenada” y su nivel bajó repentinamente unos 20 mts. quedando el Maullín en seco. Fue entonces cuando la acción de las fuerzas de la naturaleza entró en acción y nació el volcán Osorno en la ribera norte de aquel lago, dividiendo el antiguo gran lago Llanquihue en dos partes, dando origen al “Pichimaullín” o lago de todos los santos.[1]

Posteriormente, las fuertes erupciones de los volcanes Osorno y Calbuco, con su abundante expulsión de lava, lodo y piedras cerraron el desagüe natural del lago Llanquihue al estuario de Reloncaví haciendo que las aguas subieran de su actual nivel varios metros. Prueba de ello son los restos de bosques que quedaron sumergidos en este lago.

Por las grandes catástrofes naturales y lo inhóspito de estas tierras el lugar quedó totalmente inexplorado, desabitado y en completo estado de abandono por parte de los pobladores indígenas que prefirieron refugiarse en el valle central. En 1552 lo descubre don Pedro de Valdivia por segunda vez, donde García Hurtado de Mendoza lo vuelve a visitar y lo nombra lago de Valdivia y es redescubierto finalmente por don Bernardo Phillipi quien lo proyecta como una zona apta para su plan de colonización en el sur de Chile.[2]

CAPÍTULO 2

Observaciones del terreno.

La salida a terreno (26-04-08) buscó como primer objetivo la observación del espacio geográfico (cuenca del lago Llanquihue) y en base a esta observación, más los contenidos y estudios prácticos y teóricos, establecer una relación entre los aspectos que presenta el paisaje de características bastante peculiares, que nos habla de una formación geológica bien reciente. La presencia de depósitos lacustre, morrenas de contención alrededor de toda la cuenca del lago en cuestión, nos habla acerca del periodo de glaciación en que se origino este lago, y como otros factores han contribuido e influido en la transformación del paisaje.

A lo largo del recorrido, hemos logrado establecer las siguientes observaciones:

¨      Desde el comienzo del recorrido (frontis Universidad de los Lagos) hacia Pto. Octay, la ruta –carretera- se dispone casi en su totalidad pendiente arriba, con unos leves descensos; es decir, que durante todo este trayecto fuimos subiendo en el camino (aumento de altura sobre el nivel del mar), y en algunos segmentos del camino pudimos descender.

¨      En una primera detención a orilla del camino, nos dispusimos a observar uno de los tantos depósitos glaciares que se pueden apreciar alrededor de toda esta zona. Estos depósitos se disponen con algún grado de inclinación, de norte a sur. Sabemos que en la época de las glaciaciones (edad de hielo) estos glaciares, a medida que se desplazaban iban perdiendo masa, es por eso la variación de tamaños de estos depósitos. Sus cortes presentan distintos matices, de los cuales, se ven con mayor notoriedad un corte de color algo negrusco (suelo trumao) y otro de un color mas anaranjado o también amarillento (suelo de arcilla).

No esta demás mencionar, que estos depósitos tuvieron que ser obligadamente dinamitados en su momento, para abrir paso a la carretera.

¨      Un poco antes de llegar a Frutillar nos detenemos para observar a la distancia (parte oriental del lago) un abanico conformada por rocas de origen volcánico, que son producto de antiguas erupciones del volcán Osorno, y que hoy se constituyen en gran atractivo turístico. Las columnas en que se disponen estas rocas obedecen al correspondiente enfriamiento y solidificación de estas últimas.

¨      Camino hacia Frutillar, llama la atención la nula presencia de puentes, lo que se deduce por la ausencia de cuerpos de agua, ya sean lagos o ríos.

¨      Pto. Varas es quizás donde logramos observar mas detalladamente los depósitos lacustre, donde se aprecian con claridad láminas milimétricas superpuestas una sobre otra; cada lámina nos da cuenta de un año glacial de la era cuaternaria, en la que se originaron estos depósitos y por supuesto el lago. Otra característica que presentan estos depósitos lacustres, son sus tonalidades de colores, que se entienden de acuerdo a la antigua profundidad del lago, que según los textos, alcanzó los 800 mts. de profundidad aproximadamente.

¨      Pese a que no nos detuvimos a observar detenidamente, es destacable un segmento del río Petrohué, en que su caudal es bastante veloz lo que lo hace imposible de navegar. A medida que avanza su caudal, se ven pequeños saltos de agua, debido a que su suelo presenta flujos de lava, emitidas por la erupción del, volcán Osorno. Esto se vería reflejado aun más en los conocidos Salto del Petrohué, zona de un alto atractivo turística. Estas cascadas se originan también, debido al flujo de lavas y a rocas erosionadas por la erupción del volcán.

¨      Finalmente, lo que caracteriza a esta zona (cuenca del lago Llanquihue) no son solo rasgos naturales ocasionados por la glaciación cuaternaria o recientes erupciones del volcán Osorno, llama la  atención la transformación del paisaje producto de los colonos alemanes que llegaron a la zona de Llanquihue a mediados del siglo XIX, y que ciudades como Pto. Octay, Frutillar, Llanquihue y Pto. Varas conservan como patrimonio cultural. La influencia de los alemanes es evidente, sobre todo en el paisaje urbano, donde sus construcciones llaman la atención por su gran belleza artística. Esto y otros rasgos han consignado a estas localidades ha convertirse en ciudades de gran interés turístico.

CAPÍTULO 3

Los Asentamientos Humanos y las transformaciones en el paisaje.

Temática referida a la Influencia de la Colonización alemana a orillas del Lago Llanquihue.

a) Lago Llanquihue antes de la colonización alemana:

Antes del inicio de la colonización alemana, las mejores tierras habían sido apropiadas por particulares. La falta de capitales, de mano de obra y de mercados hacía del precio de la tierra en la provincia de Valdivia y Osorno, los más bajos de Chile. Sólo una superficie inferior al 20% de las tierras se cultivaba. La actividad agrícola se debilitaba al sur de Osorno. Los alrededores de los grandes lagos (Puyehue, Rupanco y Llanquihue) eran espacios vírgenes. Considerando la abundancia de tierras, el bajo número de propietarios y el valor de la tierra, el gobierno decidió impulsar la colonización.[3]

Fue Bernardo Philippi quién solicitó al gobierno chileno la colonización de esta región con inmigrantes de procedencia alemana, después de haber sido descartados los irlandeses y escoceses. La acción de Philippi se orientó a la búsqueda de inmigrantes alemanes para poblar y colonizar los nuevos territorios. Todos los empeños de Philippi culminaron con la dictación de la Ley de Colonización y Tierras Baldías promulgada por el Presidente Manuel Bulnes y el Ministro Manuel Montt. A consecuencia de dicha ley, Philippi fue comisionado en tres años más por el gobierno chileno, como agente de colonización en Alemania. Este realizaría una extensa difusión en favor de la emigración alemana hacia el sur de Chile.[4]

Fue este quien recorrió la región, para dar cuenta de los territorios que contemplaría la colonización. A principios, no se sabía con certeza de la existencia del Lago Llanquihue, fueron los nativos quien en primera instancia informaron que en el interior existía un gran lago, al cual lo designaban con el nombre de “Hueñauca”, “Purahita”, “Quetrupe”, “Pata” o “Llanquihue”, indistintívamente. Es el mismo lago que en la época de la colonia se nombraba como “Lago de Valdivia”.[5]

El territorio en torno al Lago Llanquihue no se encontraba habitado y la naturaleza había recubierto desde hacía cerca de dos siglos el espacio. Por ello, este territorio fue redescubierto como lo señala Emilio Held… “Cuando en enero de 1842, Bernardo Eunon Philippi volvió a descubrir el Lago de Llanquihue, el que había permanecido en el olvido y abandonado por muchos años y aún desconocida su existencia, él se dio cuenta que había descubierto una región de excelentes suelos productivos, los que estaban completamente abandonados y cubiertos por espesos bosques”. Cuando este último llega a la ribera de la Laguna Llanquihue – después de una ardua marcha por cerrados bosques – pudo contemplar con fascinación  uno de los paisajes más bellos de América. Detrás del formidable lago con sus riberas cubiertas de selva sureña se levantaban majestuosamente contra el cielo radiante cuatro grandes cumbres: los volcanes Osorno y Calbuco, el monte Tronador y el Cerro Puntiagudo.[6]

Phillipi a su vez, describe al Llanquihue de la siguiente manera: “El agua de este lago es clara como la de Ginebra en Suiza. Su superficie es de siete leguas más o menos de largo, por otras tanto de ancho, de tal modo que no se puede distinguir la orilla del frente. Tiene aquel los nevados andes por un lado con un cubierto de nieve hasta la mitad de su altura y que se interna en las aguas”.[7]

Philippi a causa de lo anterior, decide poblar y ocupar con alemanes, aquel territorio agradable e impenetrado por la densísima selva que llega hasta la costa. Decide poblar aquella comarca plagada de ramas y de gigantescos árboles que se hunden hasta las aguas del seno de Reloncaví.

Después de algunos años, el flujo de inmigrantes alemanes se hace sentir en nuestra región, el gobierno chileno necesita cada vez más tierra para albergarlos. En ese contexto, Vicente Pérez Rosales organiza en 1851 su expedición desde Valdivia y recorre La Unión y Osorno para dirigirse al centro del lado occidental del Lago Llanquihue.

Este nos presenta una imagen similar a la del ya fallecido agente de colonización, Bernardo Eunon Phillipi: “Fue aquello como alzar un telón de teatro que transforma en el cielo una decoración de calabozo. Encontrábame como por encanto en la margen occidental del gran lago de Llanquihue que, semejante a un mar, ocultaba en las brumas del norte y del sur el término de las limpias aguas que, tranquilas entonces, parecía que retozaban a mis pies entre las raíces de los robustos árboles que orlaban la playa donde nos detuvimos. La pura atmósfera del oriente hacía resaltar con el azul del cielo los más delicados perfiles de las últimas nieves que coronaban las alturas del Pullehue, del Osorno y del Calbuco, conos volcánicos que alzándose al poniente del Tronador, de dónde se desprenden, parecía que alineados se miraban en las aguas del lago”.[8]

b) La colonización del Llanquihue:

La colonización se inicia con la llegada a Valdivia del barco “Susana,” de solo 300 toneladas. Las familias llegadas de Alemania con sus implementos respectivos se volvieron a reembarcar en Corral rumbo a Ancud, lugar al cual llegaron después de muchas peripecias y peligros de naufragio. Finalmente, fueron trasladados en lanchas desde Ancud a Melipulli, dando inicio a la colonización de Llanquihue.

El poblamiento a orillas del Lago Llanquihue se realiza en condiciones distintas, dado por las características del terreno y las rudas exigencias de la sobrevida que tuvieron que enfrentar los colonos.[9]

Una vez que se establecieron los colonos en la zona, los chilotes disminuyeron su explotación de maderas, ya que ahora los terrenos en primer lugar fueron trabajados y en gran parte rozados, y en segundo lugar ocupados por los colonos.

Cuando llegaron los primeros colonos a la zona, con sus hijos y sus pertenencias no encontraron nada habilitado para su establecimiento. Es más, para algunos el desaliento ante esta situación era tal, que según se cuenta se sentaban en troncos, lamentando la decisión de haber emprendido un viaje a tierras tan lejanas. Sin embargo se sobrepusieron con mucho ánimo y tesón, transformando los bosques en acogedoras casas y zonas de cultivo.

Debido a la abundancia de bosques, la zona debió ser rozada para permitir el establecimiento de los colonos. Quisieron estos con esta acción, terminar definitivamente con la percepción que en primera instancia se habían llevado de la región, reemplazaron la creencia de que estaban en una región triste, gris, húmeda y desolada por la de darse cuenta de la existencia del enorme potencial económico que ofrecía el terreno. Aprovecharon así, una pequeña parte y posteriormente casi toda la extensión del área, para dar frutos del trabajo de una mano fuerte y de una mente y un corazón tesonero.

Hasta ese año se habían podido rozar, destroncar y transformar en tierras aptas para el cultivo, 230 cuadras en las cuales se sembró principalmente papa y trigo. Esta transformación del terreno la habían realizado sólo 156 familias (789 personas), logrando en promedio limpiar por familia 1,5 cuadras (aproximadamente tres hectáreas) de las 100 cuadras promedio asignadas a cada familia. Al año siguiente ascendieron 440 cuadras los terrenos limpios preparados para la agricultura.

Como la mayoría de los colonos fueron agricultores, (aunque no llegan al 50%) desarrollaron en mayor medida esta actividad durante los primeros años de su establecimiento. Gracias a la existencia de un número significativo de agricultores, se pudo desarrollar muy favorablemente el rubro agrícola, y a la vez la gran cantidad de artesanos que conocían bien su oficio, dieron auge a las localidades que crecían poco a poco. Las familias de los colonos no eran tan numerosas. La mayoría de ellos tenían en promedio 2 ó 3 hijos; eran pocos los que tenían más de 5, pero había mucha participación familiar tanto en las labores agrícolas como en las hogareñas. La edad promedio de los colonos era aproximadamente de 37 años, tratándose así de una emigración relativamente joven, con gran capacidad de trabajo y de plena utilización de sus fuerzas para transformar la región. .

Los primeros años del asentamiento fueron muy difíciles, puesto que las cosechas se malograban debidas principalmente a las inclemencias del tiempo, a la calidad de las semillas. Esta situación llegó a ser tan grave que los colonos casi perecieron de inanición.

Felizmente no murieron los colonos debido al regreso de Pérez Rosales y con él volvió la esperanza y el ánimo en el espíritu de los colonos quienes comenzaron tenaz y tesoneramente a limpias más terrenos, y cosechar sus productos. Estos dieron grandes frutos a partir de 1860 y 1870, años en que tenemos un sostenido crecimiento, pero decae por diversos motivos, entre los cuales, la falta de mercados, carencia de fertilizantes principalmente y las malas vías de comunicación producen un estancamiento agrícola que beneficia el desarrollo de la ganadería, para lo cual los terrenos son más aptos y no se requieren mayores cuidados y tampoco se depende tanto del clima que en esta zona es muy húmedo y lluvioso.

Los colonos no sólo consumían y comercializaban los productos agrícolas y ganaderos, sino que también elaboraban productos a partir de las materias primas de estos rubros que ellos mismos obtenían; entre los cuales es significativa la elaboración de productos lácteos, como la mantequilla y quesos. Entre la producción industrial de productos ganaderos sobresale el charqui, el tratamiento de los cueros y el aprovechamiento del sebo.

Durante cinco décadas se establecieron colonos siendo los flujos más importantes los ocurridos entre 1850 y 1875. La vida de los primeros colonos, comenzando por los viajes desde sus lejanos hogares en Alemania, hasta el Puerto de Hamburgo. Luego de su tormentoso viaje nos conmueven, porque fueron personas de una fortaleza y espíritu emprendedor que alcanzó y se dejó ver hasta nuestras frías costas del pacífico.

CAPÍTULO 4

Relieve y Topografía a orillas del lago Llanquihue.

Durante la circunvalación y en los alrededores del lago Llanquihue se puede observar y comprender, entre otros, los siguientes sitios geológicos de gran atractivo turístico, por ejemplo:

Salida Norte de Puerto Varas: sitio geológico único en el mundo, donde se puede observar depósitos dejados directamente por el hielo de las dos últimas glaciaciones, separados por depósitos de ceniza volcánica proveniente de erupciones prehistóricas del volcán Calbuco .

Costanera de Puerto Varas: depósitos glacio-lacustres –materiales depositados en lagunas formadas en el borde del hielo de la última glaciación, del tipo varves, deformados por el avance del hielo. Depósitos sedimentarios de gran interés científico y turístico (Foto 2), aun no reconocidos en el circuito, donde las distintas capitas de arenas y limos, gris claro y oscuro respectivamente, representan el transcurso de un año. En la parte alta de los cortes de camino se puede observar una cobertura de depósitos de flujos piroclásticos del volcán Calbuco.

Cerros Pichijuan: macizo rocoso ubicado en el camino Puerto Varas-Ensenada, formado por rocas de características graníticas, de edad Mioceno (aproximadamente 15 millones años), sobre la cual se depositaron parte de los materiales volcánicos provenientes del volcán Calbuco y, también, algunos depósitos glaciales relacionados con la última glaciación. Excelente sitio para practicar ascensión mediante cordadas. En esta ubicación existe un excelente mirador del volcán Osorno.

Ensenada: lugar por donde desaguaba el lago Llanquihue durante el post-glacial y eventualmente hasta mediados de la era cristiana, cuando sus riberas estaban aún colonizadas por etnias originarias. Los productos de las erupciones de los volcanes Osorno y Calbuco, además de levantamientos del terreno, fueron cerrando el desagüe hasta que el lago subió unos 20 m de nivel, cuando comenzó a drenar nuevamente por el cauce abandonado del río Maullín (río que vuelve a correr). En el inicio del camino hacia las Cascadas se pueden observar lavas basálticas de la erupción de 1835 del volcán Osorno, provenientes de numerosos conos menores adventicios ubicados en su flanco sur-occidental.

Volcanes Osorno y Calbuco: edificios volcánicos recientes y activos de edad cuaternaria, que iniciaron su construcción alrededor de 200.000 años antes del presente, es decir durante el Pleistoceno Superior. Ambos edificios tienen aproximadamente la misma edad y son independientes entre sí, son individuos volcánicos únicos no conectados entre sí. El Osorno es de composición basáltica mientras que Calbuco lo es del tipo andesítico-dacítico, es decir las rocas ígneas emitidas por ambos tienen distinta composición química y por lo tanto diferentes comportamientos eruptivos. El carácter más explosivo del volcán Calbuco ha producido se aspecto más erosionado, en comparación con volcán Osorno, que ha tenido erupciones menos violentas, que tiene una morfología muy bien conservada.

Saltos del Petrohué: impresionantes cascadas de agua en el río Petrohué, generadas sobre un flujo de lavas, relativamente recientes, durante el Holoceno, emitidas por el volcán Osorno, que fluyeron, en su curso final, por el valle del río del mismo nombre. Las cascadas de agua se producen en el lugar donde la lava, ya cristalizada, de color gris oscuro a negro y textura fina, alcanzó su extensión máxima, es decir en el frente de la colada. El lago Todos Los Santos fue represado por estas lavas y el río Petrohué se precipita por numerosas cascadas que surcan y han erosionado estas lavas. La abrupta pared de granitoides de la Sierra santo domingo, fue esculpida por los hielos glaciares cuaternarios que bajaron hacia el oeste.

El abanico: formación rocosa en el sector oriental del lago, de gran interés paisajístico y turístico, que representa rocas volcánicas, relacionadas a las actividades eruptivas tempranas del volcán Osorno, con marcada formación de columnas, que son el producto de un enfriamiento particular, lento, de los materiales ígneos relacionados con el volcán. Su forma representa un atractivo turístico particular que debe ser preservado y explicado.

Camino Ensenada-Las Cascadas: frecuentes coladas de lavas del volcán Osorno, en casos con claros frentes de coladas de más de 10 m altura.

Las Cascadas: localidad turística fundada sobre depósitos de origen laháricos (flujos de lodo y rocas) relacionados con una erupción del volcán Osorno ocurrida en 1835. Materiales piroclásticos de coloración oscura, con tamaños variables entre arenas y grandes bloques.

Puerto Octay, Frutillar, Llanquihue y Puerto Varas: ciudades emplazadas, principalmente, en depósitos glaciales de la última glaciación, principalmente morrénicos.

El origen, edad y tiempo de formación, evolución y composición, así como la historia eruptiva, histórica, prehistórica y geológica de muchos de los volcanes, activos e inactivos, de la Región de Los Lagos, han sido, en muchos casos, bien establecidas por los geólogos. La mayor parte de estos datos están disponibles y son materias conocidas por algunos especialistas en la materia. La mayoría de los grandes lagos y las formas del terreno de la región son de origen glacial. Las cuencas donde se ubican los grandes lagos representan depresiones labradas por el hielo relacionado a sucesivos ciclos glaciales.

En general, en la Región, las formas del terreno que podemos observar fueron modeladas por al menos cuatro sucesivas glaciaciones ocurridas durante el último millón de años. La erosión de los hielos de estas sucesivas glaciaciones produjo las formas de erosión que dominan la Cordillera Principal, mientras que la deposición de los materiales erosionados moldeó gran parte de la morfología existente en el valle central. Así, en la gran cordillera se reconocen formas de erosión tales como valles con forma de U, circos glaciales y por otras formas de erosión glacial, sobre las cuales se imponen un sinnúmero de cascadas de belleza única. En otra situación geográfica, en el valle Central destacan morfologías planas y onduladas. Las primeras fueron conformadas por materiales depositados por los ríos producto del desagüe glacial, que formó torrentes de aguas que fluyeron desde las lenguas glaciares que alcanzaron el valle central, mientras que las segundas lo fueron por materiales directamente depositados por el hielo, en su efecto de arrastre de rocas ya erosionadas en la gran cordillera.

La Región de Los Lagos tiene, entre otras virtudes, el privilegio de contar con la presencia de numerosos lagos, volcanes, formas y formaciones geológicas, en muchos casos únicas en el mundo. Al no contar con la formación ni tampoco con la información necesaria, la explicación del origen y evolución, el porqué están donde están y como se formaron, de estos atractivos turísticos no ha sido abordada ni menos transmitida por los encargados de atender y guiar a los cada vez más exigentes visitantes.[11]

CAPÍTULO 5

Datos geográficos específicos del Lago Llanquihue.

Aspectos generales:

1) Situación geográfica:

1.1 Situación geográfica absoluta o matemática: se encuentra ubicado entre los 39º 58` y 41º 20` de latitud sur y entre los 72º 32` y 73º 02` de longitud oeste aproximadamente.

1.2 Situación geográfica relativa: administrativamente se encuentra ubicado a 23 Km. de Puerto Montt, capital de la décima región de los Lagos. En sus riberas se encuentran las ciudades de Puerto Octay, Frutillar, Llanquihue y Puerto Varas, famosas por sus bellas playas y su arquitectura de influencia alemana.

Se encuentra ubicado más específicamente, a los pies del Volcán Osorno.

2) Configuración del territorio: el lago Llanquihue, se conforma como una superficie de agua de forma irregular, pero si consideramos tres puntos de unión, su forma se constituye en un triangulo.

Puerto Octay (N), Puerto Varas (SW) y Ensenada (SE).

3) Superficie: posee una superficie de 585 Km2

4) Profundidad: el lago Llanquihue posee una profundidad máxima de 300 mts, pero se ha descubierto que en algunas zonas, alcanza una profundidad de alrededor de 500 mts.

5) Altura sobre el nivel del mar: el lago se encuentra a 41 m.s.n.m.

6) Límites: el lago Llanquihue limita hacia el norte con la Provincia de Osorno y con la ciudad de Puerto Montt hacia el sur; mientras que por el este, el lago limita con el Volcán Osorno que lo separa del lago Todos los Santos, y con los pueblos de Fresia y Los Muermos por el oeste.

7) Utilización de las aguas: sus aguas permiten el desarrollo de la pesca deportiva, y en los últimos años ha sido de gran interés la explotación de sus recursos que esta entrega, que ha permitido el desarrollo de la industria salmonícola.

CAPÍTULO 6

Hoya hidrográfica del lago Llanquihue.

1. Geomorfología e Hidrografía

La cuenca del lago Llanquihue se encuentra ubicada en la X región de Los Lagos, aproximadamente entre los paralelos 40.5 y 41.1º latitud sur, y son parte de ella las siguientes comunas:

Provincia de Osorno: Puerto Octay

Provincia de Llanquihue: Frutillar, Llanquihue y Puerto Varas

La cuenca limita al norte con la provincia de Osorno; al sur con la comuna de Puerto Montt; al este con la República de Argentina a través del cruce de los lagos andinos a Bariloche; y al oeste con las comunas de Fresia y Los Muermos

La cuenca del lago Llanquihue forma parte de la zona lacustre andina, específicamente del área, lagos Llanquihue y Todos los Santos. Dentro de esta área destacan los siguientes cuerpos de agua:

Lago Llanquihue; presenta un camino que lo circunvala ubicándose en sus márgenes ciudades y villas como Ensenada, Cascadas, Frutillar, Puerto Octay, Puerto Varas y Llanquihue. Desde este lugar se pueden apreciar los volcanes Osorno y Calbuco. Se realiza aquí una importante actividad de pesca deportiva.

Lago Todos los Santos; al este del lago Llanquihue y con gran parte inserta en el Parque Nacional Vicente Pérez Rosales, se ubica la hoya de este lago. Se ubica a 16 Km. al noroeste de Ensenada y esta a 220 m.s.n.m, enclavado en una cuenca cordillerana donde es posible apreciar los volcanes Puntiagudo y Osorno. Es también llamado Esmeralda, debido al color de sus aguas, originado por sedimentos glaciares en suspensión aportados especialmente por el río Blanco y por el contenido de ciertos metales en trazas. Esta circundado por ulmos, olivillos, coigües, entre otros. Da origen al río Petrohue.

Río Petrohue; es un río abordable en su primer tramo en una extensión breve debido a que luego se torna extremadamente rápido, constituyéndose en una zona de alto riesgo y que se ve interrumpida por los Saltos del Petrohue. Aguas abajo se torna navegable recibiendo en su trayecto aguas del río Hueño Hueño. El río Petrohue entrega sus aguas al estuario de Reloncaví, lugar en el que se desarrolla una fuerte actividad salmonícola.

El lago Llanquihue tiene su origen en el glaciar Llanquihue. Este al abandonar y escurrir de la cordillera hacia la depresión central en forma de abanico gélido, tomó la forma característica de un glaciar de piedemont. Con esto fue configurada definitivamente la hoya que sería ocupada por el lago Llanquihue, produciendo a su vez un gran arrastre de materiales en su frente y bordes, dando forma como se mencionara anteriormente tanto a morrenas frontales o terminales como a morrenas laterales, las que servirían de represas a sus aguas.

Mediciones de la data de estos depósitos morrénicos indican que los últimos avances de la glaciación que los originó se ubican dentro del rango de datación del método del radiocarbono y su último retroceso comenzó hace aproximadamente 13900 años AC. Posteriormente y hasta la época actual solo se registra acumulación de sedimentos fluviales y litorales.

Con respecto a la acción volcánica esta se manifestó antes, durante y después de las glaciaciones, mediante su acción constructiva y de eyección de lava, distinguiéndose dos tipos de actividad: volcanismo fisural, pre e interglaciar, y volcanismo central, generalmente postglacial. El volcán Osorno y el Calbuco, en tanto, habrían comenzado su actividad durante el último interglaciar. Los depósitos relacionados con esta actividad se encuentran mayormente en la zona oriental del lago Llanquihue.

El volcán Osorno: Corresponde a un estral mixto con varios centros eruptivos y se localiza en los 41º06` s- 72º30`w; esta limitado por el lago Todos los Santos, Llanquihue y el volcán Calbuco. De su falda nacen el río Blanco-Las Cascadas, que dan al lago Llanquihue. Tiene una altura de 2652 m.s.n.m con una formación piramidal. Posee un glaciar en la cumbre y un cráter con diámetro entre 250 y 300 m.

El volcán Calbuco: Es parte de la zona volcánica sur y tiene forma irregular troncónica, alcanzando una altura de 2003 m.s.n.m;  esta formada por lavas de composición andesítica y su información histórica da cuenta de un comportamiento eruptivo violento que se caracteriza por erupciones freatomagmáticas, vulcanianas, subplinianas y freatoplinianas débiles, con eyección de piroclásticos tanto de caída como de flujos[12].

(Información extraída del texto mencionado al pie de página)

2. Provincia de Osorno:

La Cordillera de los Andes se encuentra muy erosionada debido a la acción de los hielos, por lo que no presenta altitudes considerables. Su límite con la depresión intermedia da paso a formaciones lacustre, tales como Puyehue, Rupanco y Llanquihue. La depresión intermedia también se encuentra erosionada por la acción glacial. La Cordillera de la Costa posee altitudes que le permiten actuar como barreras orográficas y las planicies litorales se presentan relativamente estrechas.

-Puerto Octay: comuna de la provincia de Osorno, ubicada a 55 kilómetros de la capital provincial, con la que se conecta a través de la ruta U-55. Se encuentra en una posición privilegiada, a orillas del lago Llanquihue, lo que le entrega uno de sus principales atractivos. Los inicios, crecimiento y desarrollo de Puerto Octal, están ligados al proceso de colonización en la zona, impulsado por Bernardo Phillipi y Vicente Pérez Rosales a partir de 1852. Puerto Octay se convierte en uno de los puertos más importantes del lago Llanquihue, alcanzando una próspera actividad comercial[13].

3. Provincia de Llanquihue:

También presenta una Cordillera de los Andes afectada por la erosión glaciar por lo que es principalmente baja y ondulada. Abarca un territorio que se extiende desde el litoral a la Cordillera de los Andes. Las planicies litorales son estrechas, en tanto que la Cordillera de la Costa tiene una mayor altitud, actuando como barrera climática; la depresión intermedia ondulada y erosionada, esta limitada al oeste por lagos, entre los que destacan el Llanquihue y el Chapo.

– Frutillar: ubicado en la décima región de los Lagos, a 50 Km. de Puerto Montt; localizado en los márgenes del Lago Llanquihue y dividido en dos sectores, Frutillar Alto y Frutillar Bajo, cuenta con un hermoso paisaje natural y cultural. Posee un clima templado de tipo lluvioso. Las precipitaciones tienen lugar durante todo el año y aumentan de norte a sur. La amplitud térmica asciende hacia el interior y son moderadas a causa de la influencia del mar[14].

– Llanquihue: se ubica en la ribera del Lago Llanquihue, frente al Volcán Osorno. Su nombre significa ‘lugar sumergido’; se encuentra a 27 Km. de Puerto Montt, y se ubica entre Puerto Varas (7 Km.) y Frutillar (19 Km.)[15].

– Puerto Varas: se encuentra ubicada en el extremo centro sur del país, entre las coordenadas 41º 20’ de latitud sur y 72º 57’ de longitud oeste. Las características geográficas que definen la zona, pueden describirse por medio de sus limitaciones. Hacia el este se encuentran las estribaciones de la cordillera de los Andes, cuyas principales alturas la conforman el Cerro Tronador con 3.470 m.s.n.m y los volcanes Osorno con 2.662 m.s.n.m y el Calbuco con 2.003 m.s.n.m. El elemento más relevante del paisaje lo constituye la presencia del lago Llanquihue, que junto al lago Todos los Santos, conforman las principales masas lacustres de la comuna[16].

Región central lacustre y del llano glacio – volcánico.

Esta región (cuarta región zonal) se extiende desde el río Bio-Bio por el norte hasta el canal de Chacao por el sur; en el sector cordillerano andino se extendería desde el volcán Llaima hasta el cerro Tronador.

Un territorio que se caracteriza por un acusado descenso del continente; tanto la cordillera de los Andes como el llano central y la cordillera de la Costa, descienden a los niveles mas bajos. Esta región además se caracteriza por la presencia de cuencas lacustres que dan testimonio de un origen tectónico y glacial.

Lacustre de barrera morrenica: esta zona se extiende desde los lagos Colico y Caburga por el norte, hasta Llanquihue y Chapo por el sur. Corresponde a un alineamiento N-S estimado en 340 Km. de depresiones encadenadas con otras pequeñas cuencas a través de ríos emisarios hacia el interior de la cordillera de los Andes.

Respecto a su ubicación con referencia al llano central y la pre – cordillera, los lagos (que conforman el sistema lacustre de esta región) pueden inscribirse dos grupos: uno septentrional (lagos de pre – cordillera) y otro meridional (lagos del llano central), en cual, a este último pertenece el lago Llanquihue. Un tercer grupo de lagos lo organizan todos aquellos que se ubican al interior de la cordillera (como el lago Todos los Santos).

Todos aquellos lagos mencionados, presentan rasgos morfológicos que denotan un antecedente de origen glacial; justamente el borde occidental que contiene las aguas de estas cuencas lacustres, corresponde a un colinaje en el cual es posible reconocer un primer y antiguo nivel.

Todos estos lagos se presentan alineados y encadenados de este a oeste por ríos receptores y emisarios. Los ríos receptores se caracterizan por la abundante carga de materiales que arrastran y que finalmente depositan en el lago, su nivel local. Los ríos emisarios a su vez, son de aguas limpias y salen desde los grandes lagos en dirección oeste, hacia el océano Pacífico; por ejemplo el Maullín, río emisario del Lago Llanquihue.

Al observar todos estos lagos podemos darnos cuenta que el origen de la cuenca hidrográfica corresponde a un excavamiento del glaciar; este hecho se ve con mayor nitidez en aquellas pequeñas cuencas, por otro lado, en aquellos lagos de mayores cuencas como el lago Llanquihue, se sospecha de un control tectónico precuaternario. Justamente en Llanquihue, se nota una gran similitud entre la cuenca del lago y la cuenca del Seno de Reloncaví.

La zona lacustre de barrera morrenica es una unidad morfológica bien precisa, inscrita en la fenomenología glacial, presenta formas periglaciares frescaza que han trascendido hasta el llano central[17].

Río Maullín y Petrohue: ríos con regulación lacustre.

Estos ríos se encuentran ubicados en la zona húmeda de Chile que se extiende desde la cuenca del Bio-Bio hasta el Canal de Chacao. Al sur del Bio-Bio, los efectos de la glaciación cuaternaria se manifiestan en cuencas lacustres cerradas por morrenas antepuestas a la cordillera, situadas en el contacto entre el macizo andino y la depresión intermedia. Estos cuerpos de agua, condicionan un régimen pecualiar a la hidrografía.

La existencia de lagos intermedios produce una discontinuidad en el escurrimiento de los ríos, por cuanto los cauces que se desarrollan en la cordillera y precordillera tienen escurrimientos más rápidos derivados de la mayor pendiente; no obstante, la presencia de suelos volcánicos recientes, de alta porosidad y la vegetación más densa no intervenida ejercen un cierto grado de regulación. Los lagos intercalados en la hoya media producen un considerable efecto regulador en los ríos que los desaguan. El río Petrohue posee una cuenca de carácter andino, mientras que el río Maullín, su cuenca es de carácter preandino.

Hoya del río Maullín: cuenca preandina, su extensión es de 4298 km2. El río Maullín nace en un punto central de la costa occidental del Lago Llanquihue, toma desde allí dirección sudoeste hasta vaciarse en la costa del Pacífico. Recorre la depresión intermedia en una longitud de 85 km.

Hoya del río Petrohue: forman parte de esta hoya fundamentalmente la cuenca del Lago Todos los Santos y su emisario, el río Petrohue con un total de 2644 km2. El Petrohue nace en el extremo más occidental del lago Todos los santos y tras un curso de 36 Km. dirigido al sur, se vacía en el extremo norte del estuario de Reloncaví.

El lecho de este río a pocos Km. de su nacimiento es de régimen tranquilo, pero luego transcurre a saltos y rápidos, entre escombros de lava.

El régimen del río Petrohué es pluvial y es regulado en forma natural por el lago Todos los Santos, aunque los caudales de algunos de los afluentes provienen directamente del derretimiento de nieves[18].

Síntesis General

A partir del estudio Geográfico del lago Llanquihue se pueden derivar las siguientes aserciones u afirmaciones:

La X región de los lagos, es un sector privilegiado porque posee dentro de su conformación un panorama dominado por diversos tipos de paisajes entre los que podemos contar están los lagos, volcanes, cascadas, valles y otros atractivos naturales de invaluable belleza, donde prevalece fundamentalmente, el ya mencionado “lago Llanquihue”.

La mayor significancia del Llanquihue es que este lago constituye no sólo un recurso turístico de extraordinaria importancia, sino que su atributo radica más bien ,en que su delimitación esta compuesta por incomparables formas geomorfológicas propias de nuestro país, que son producto de la Historia geológica reciente de la cual llegaron incluso a ser  testigos, los pobladores indígenas.

Vemos así, como desde la ribera este u oriental se alza majestuoso el volcán Osorno, que es valorado como el más perfecto cono de la nación y llega a ser el emblema propio de nuestra región, colinda a su vez con el Calbuco, por el sur, se topa con la zona de empalme entre la cordillera de los Andes y el valle Longitudinal y está envuelto por numerosos bosques frondosos que aún subsisten, empero de la desaparición de gran parte de ellos por el advenimiento y estancia alemana.

El paisaje geográfico que observamos en la actualidad en el Lago Llanquihue es producto directo del proceso de glaciación aquí se formó el lago Llanquihue, por la fuerza de los  hielos que descendieron de la cordillera de Los Andes y que fueron desmejorando la hoya, con la alineación y formación de grandes morrenas alrededor del futuro lago. Al finiquitar la época glacial, esta hoya recibió el agua de los deshielos formando consecuentemente, el majestuoso el lago Llanquihue.

Pasados algunos milenios apareció el volcán Osorno, el cual dividió el antiguo lago Llanquihue en dos partes, dando iniciación al lago de Todos los Santos. Las fuertes erupciones de los volcanes Osorno y Calbuco, con su abundante expulsión de lava, sedimentos y pedruscos, obstruyeron  y taponaron el desagüe natural del lago Llanquihue al estuario de Reloncaví, haciendo que las aguas subieran de su actual nivel en varios metros. Prueba de aquel proceso, son los restos de bosques que aún subsisten y se observan sumergidos, parte de ellos, en el interior del lago. Es así, como el lago Llanquihue ostenta hoy en día, diversas transformaciones geográficas que son fruto o consecuencia de una historia geológica pasada.

En nuestros días, advertimos (en los contornos del lago Llanquihue) sitios geológicos de extraordinaria importancia y áreas semi–urbanas, donde aún se exhiben y perduran depósitos glacio-lacustres. Puerto Varas es un ejemplo evidente de tales procesos físicos: muestra restos dejados por el deshielo derivado de las últimas glaciaciones, se observan depósitos importantes dejados por los residuos volcánicos del volcán Calbuco; en sus litorales y riberas se presencian materiales provenientes directamente del proceso de glaciación, pequeñas capas de sílice, partículas arenosas y restos de légamos y limos gris, conforman del panorama de la bella y admirable ciudad de Puerto Varas.

Ensenada, zona perteneciente a la comuna de Puerto Varas y considerado por los turistas mundiales como uno de los paraísos de la décima región es uno de los puntos más importantes del lago Llanquihue, porque es la zona donde

Conceptos generales.

ª      ALTITUD: Elevación o prominencia topográfica.

ª      ACUÍFERO: Estrato de materiales permeables en cuyos interticios circula el agua subterránea. Sinónimo de napa subterránea y de enbalse subterráneo.

ª      ALUVIÓN: Corriente repentina y violenta: “bajada” en un río o una quebrada como producto de un chubasco de gran intensidad, con mucho arrastre de lodo y piedras.

ª      ANFITEATRO: Cuenca cerrada o delimitada por cerros altos. También se aplica el término a un complejo morrénico que ha menudo deja una formación lacustre.

ª      CAUDAL: Volumen de agua (u otro líquido) que escurre en la unidad de tiempo en una sección de un cauce.

ª     CLIMA: Condiciones medias del tiempo en un lugar determinado y durante un largo periodo de tiempo (>Treinta años), incluyendo las extremas absolutas, medias y frecuencias de las desviaciones. Modernamente este término se usa habitualmente para grandes regiones del mundo. El clima está relacionado con todos los elementos meteorológicos (presión atmosférica, humedad, vientos, precipitación, temperatura) con la forma en que están influenciados por factores tales como cambio de latitud, altitud, distribución de los continentes y océanos y situación de las corrientes oceánicas.

ª      CUENCA: Pequeña depresión subsistente de la superficie terrestre formada por la disolución de los sedimientos infrayacentes, tales como yeso o sales.

ª      Puede estar referida a una gran depresión rellena de agua de mar, ej. Una cuenca oceánica; puede estar rellena de sedimentos, rodeados de tierras mas altas con o sin desagüe.

ª      CUENCA HIDROGRAFICA: Termino que se refiere o se reserva para todas las zonas que aportan agua a un acuífero, además de las correspondientes a la escorrentía superficial.

ª      DEPÓSITO GLACIAR: expresión que se refiere a cualquier tipo de sedimento que proceda directa o indirectamente de un glaciar o capa de hielo; cualquier material erosionado, transportado y depositado por glaciares de hielo o aguas de fusión de glaciares.

ª      DEPÓSITO LACUSTRE: sedimento acumulado en un lago, que se caracteriza en general por una estratificación deposicional (laminación). Se le llama laminación, a la escala mas fina de estratificación en una secuencia de suelos o rocas sedimentadas, con menos de 1 cm. de espesor. Cada lámina de una secuencia sedimentaria representa un periodo de deposición por el agua o el viento.

ª      EMISARIO: El río que desagua una cuenca o un lago.

ª      ESTERO: Río pequeño o arroyo;

ª      ESTUARIO: Tiene varias acepciones: 1) ancha boca de río donde la depresión del cauce permite que el mar penetre, sobre todo con la marea alta. 2) lugar estrecho de la costa por donde entra y se retira el mar en su flujo y reflujo. 3) En el sur de Chile

ª      tiene el significado de fiordo (por ej. Estuario de Reloncaví) También se usa indistintívamente la voz estero en vez de estuario.

ª      FIORDO: Voz de origen escandinavo que significa ensenada estrecha y profunda de la costa debida al hundimiento paulatino de un valle fluvial, o bien tiene origen en la erosión glaciaria. Es semejante a una ría pero más estrecha y profunda con laderas abruptas.

ª      FLUVIAL: Término relativo a los ríos y su acción. También se refiere a los organismos que se encuentran los mismos y cualquier efecto producido por la acción de los ríos.

ª      GEOLOGÍA: el estudio del origen, estructura, composición e historia de la Tierra, junto con los procesos que la han conducido a su estado actual. Comprende entre otras, la geomorfología.

ª      GEOMORFOLOGÍA: estudio científico del origen de los rasgos morfológicos, basado en las relaciones causa-efecto. Comprende dos aproximaciones complementarias: el razonamiento inductivo que estudia las formas existentes, de los que se infieren sus procesos evolutivos; el razonamiento deductivo que depende principalmente de los procesos geomorfológicos que se producen y de su influencia en los paisajes que actúan. Los procesos vienen determinados por variables naturales como la geología, el clima, la vegetación, además de la acción humana.

ª      GLACIACIÓN: en geomorfología, término usado para describir una fase glaciar durante una edad de hielo en la que hay una gran extensión de glaciares y capas de hielo, fuera de las regiones alpinas y polares.

ª      GLACIAR: extensa masa de hielo continental que muestra evidencia de movimiento pendiente abajo, bajo la influencia de la gravedad y que se forma por la cristalización de la nieve. Normalmente el término glaciar está restringido a la descripción de las masas de hielo confinadas por rasgos topográficos.

ª      HIDRÓFILO: Ávido de agua.

ª      HIDROGRAFIA: Estudio de todas las masas de agua de la tierra. En sentido mas estricto este termino se refiere a la medida recopilación y representación de datos relativos al fondo del océano, la costa, las mareas y las corrientes, todas las cuales se pueden representar en una carta hidrográfica.

ª      LAGO: masa de agua cerrada, normalmente dulce aunque no necesariamente excluida del mar.

ª      MORRENAS: Acumulación de fragmentos heterogéneos de roca, que incluye bloques angulares de roca, cantos de gravilla y arcilla transportados y depositados por un glaciar o capa de hielo continental.

ª      PLUVIAL: Perteneciente a la lluvia.

ª      RELIEVE: Característica de la superficie de la tierra. Comprende una gran variedad de formas del paisaje que se pueden agrupar en distintos tipos de terreno. Los geomorfólogos estudian su génesis y su morfología y las miden por medio de las morfometrías y el análisis del terreno.

ª      SUPERFICIE: Límite exterior de cualquier cuerpo material, ejemplo la superficie de la tierra. Concepto matemático que se refiere a un conjunto infinito repuntos que señalan un espacio bidireccional sin espesor.

ª      TERRAZAS: Superficie de terreno plana o ligeramente inclinada, limitada por una ladera ascendente más pronunciada en su borde interno y otra descendente en el externo.

ª      TOPOGRAFÍA: rasgos morfológicos de la superficie de la tierra, que incluyen el relieve, el terreno, la vegetación, los suelos y todos los rasgos creados en el paisaje por los esfuerzos humanos. No es sinónimo exclusivamente de relieve.[19]

ª      TORRENTE: Se dice con un escurrimiento de alta velocidad debido a la pendiente de un lecho.

ª      VENTISQUERO: Es sinónimo de glaciar.[20]

(Conceptos extraídos del texto mencionado al pie de la página).


[1] Meyer Rusca, Walter, “Diccionario Geográfico Etimológico Indígena”, pp. 134–135.

[2] Disponible : <http://www.turismochile.com/guia/lago_llanquihue/articulos/764&gt;

[3] Almonacid, Fabián (1998), “El desarrollo de la propiedad rural en las provincias de Valdivia y Llanquihue, 1850-1920” en Revista Austral de Ciencias Sociales nº 2, enero-agosto 1998, ed. Fac. de Filosofía y Humanidades, Universidad Austral de Chile, Valdivia.

[4] Carlos Antwanter en “150 años de colonización alemana”, Revista SESCOAL-Chile, 1996, pag. 34.

[5] Blancpain, Jean Pierre, “Los alemanes en Chile (1816-1945)”, Editorial Universitaria, Santiago 1986, pp. 17

[6]Weil, Jorge “De la Inmigración a la Colonización. Frutillar: Pasado y Presente” disponible en: http://www.frutillarsur.cl/informac/frutpyp/FrutPyP3.html.

[7] Andre Minte Münzenmayer, “Colonización alemana a orillas del lago Llanquihue  (1850-1900)”, Editorial Liga chileno- alemana, Santiago 2002, pp. 44.

[8] Perez Rosales, Vicente, (1854), “Recuerdos del Pasado (1814-1860)”, 3ª editorial Francisco de Aguirre 1970, Buenos Aires. Pp.508-59.

[9] Op sit, pp.22.

[10] Op sit, pp. 101-102–103-104.

[11] Muñoz, J.1, Moreno, H. Geología y turismo en la región de os lagos, Chile: El circuito alrededor del lago Llanquihue, Simposio Internacional de Geología Ambiental para Planificación del Uso del Territorio Puerto Varas, 4-6 de Noviembre 2002, pp. 122 – 123.

[12] Estudio preliminar de zonificación Lago Llanquihue; Chile ambiente corporación; Págs. 7-12-13-14-22.

[13] Disponible en: <http://www.cuencalagollanquihue.cl/te_ubicacion.html>

[14]Disponible en: <http://www.visitchile.com/esp/distrito-lagos-volcanes/destino.asp?id=42>

[15] Disponible en: <http://www.llanquihue.cl/historia.htm&gt;

[16]Disponible en: <http://www.publivaras.cl/pages/historia/index.html>

[17] Börgel Olivares, Reinaldo; “Geografía de Chile: Geomorfología, TOMO II”; Instituto Geográfico Militar; Págs. 117, 124-125-126.

[18] Cereceda Troncoso, Pilar; Niemeyer Fernández, Hans; “Geografía de Chile: Hidrografía”, TOMO VIII; Instituto Geográfico Militar; págs. 177-178, 193-194-195, cáp. 4.

[19] Wittow, John; “Diccionario de Geografía Física”.

[20] Op sit, pp.289 – 292 – 293 – 294 – 296 – 297.

Anuncios
 
1 comentario

Publicado por en 28 marzo, 2010 en Historia Regional

 

Colonización Alemana en la Región

  1. Colonización alemana.

1.1 Chile antes del establecimiento alemán:

 

Antes del establecimiento alemán en la región esta se distinguía por presentar una población diseminada con centros, poblados de escasa relevancia, pero a pesar de ello destacan los sectores de Osorno, Valdivia y en menor medida La Unión.

Tenemos que durante la primera mitad del siglo XIX y antes de la llegada de los colonos, el panorama de la región presenta un escenario completamente diferente al del siglo pasado y se encuentra en una crisis, producto de los conflictos políticos, económicos y sociales del proceso de Independencia; a esto es necesario agregar la lejanía y el aislamiento en la que se encuentra en relación a los centros de poder de la época, debido a su ubicación geográfica.

Antes de la llegada de la colonización alemana las mejores tierras estaban ocupadas por particulares. Además de algunos factores como la mano de obra, de capitales, y de mercado, hacía el precio de la tierra en Osorno y Valdivia como uno de los más  baratos en Chile. Los alrededores de los lagos, Puyehue, Rupanco, Llanquihue, eran espacios vírgenes. Considerando que las tierras eran un factor que sobraba, atrajo el bajo numero de propietarios y el valor de las tierras, el gobierno tomó la iniciativa de traer colonos de Alemania para que hicieran patria en este apartado rincón de Chile. Al mismo tiempo también los privados hicieron lo suyo trayendo también colonos alemanes.

 

1.2 Colonización Alemana e industrialización a partir de 1850 a 1920:

A mediados del siglo XIX el gobierno de Manuel Bulnes había visto la conveniencia de colonizar Valdivia y Llanquihue. Philippi, hombre de espíritu emprendedor que había ingresado al ejército ejerciendo el grado de sargento mayor, pide al Estado autorización para viajar a Europa y contratar colonos, lo cual cumplió ampliamente.[1]

Junto con esto se analiza la ley de colonización, fundamentalmente para iniciar el doblamiento en el sur de Chile. Se trata de disposiciones que dan amplias facilidades a los colonos para radicarse en nuestro país siempre que cuenten con alguna “industria” útil al país. Esta ley se promulga hasta 1845.[2]

Claramente el gobierno chileno estaba de acuerdo con la llegada de alemanes, que se veían como un puerto de salida a las posibles colonias inglesas que amenazaban con llegar al sur, es así como el gobierno de la época, a cargo del Presidente Manuel Bulnes dicta una ley en la cual permite el ingreso de los colonos a la zona sur. Estas nuevas familias alemanas, a su vez, traen al país el ideal de industrialización lo que produjo posteriormente un auge económico a la zona.

Para los alemanes llegados al país las autoridades chilenas no serian un obstáculo creciente, debido a los grandes impuestos, sino muy por el contrario, serian una fuente de estimulo y de ayuda en su trabajo, además podrían contar también con la anhelada libertad política y tolerancia religiosa.[3]

Los alemanes no solo desarrollaron en el país sus ideales de industria y mercado, sino que también trajeron una nueva religión de carácter protestante, la cual no fue bien recibida por las familias católicas más conservadoras.

Por estos y otros motivos la llegada de los alemanes no era vista de igual forma por todos en el país, ejemplo, Eduardo de la Barra manifestaba que, “los colonos alemanes de la zona sur apelaban al gobierno alemán para que se apoderaran de esa región ya que los nacionales no eran capaces de autogobernarse”; no obstante, J. Valdes Conje decía que  “venían a reforzar las buenas cualidades de nuestra raza y aportar nuevas, de que mucho necesitamos, como la perseverancia en el trabajo, la economía, el orden y cumplimiento de los deberes y, lo que  no es menor, organismos sanos, fuertes y hermosos”.[4]

Los primeros inmigrantes llegados al país, liderados por Anwandter estaban compuestos por personalidades que habían tenido la vivencia de los conflictos de la comuna del año 1848 en Alemania, por el establecimiento de la república democrática y las luchas entre estados regionales. La derrota en manos de las tradicionalistas fuerzas prusianas y la persecución posterior generó un éxodo masivo de más de 6 millones de alemanes, de los cuales, en su mayoría se dirigieron a la conquista de Norteamérica, atraídos por la fiebre del oro en California y la conquista del oeste.[5]

Los primeros colonos eran en forma importante de clase socio-económico medio. Existían entre ellos, quienes disponían de capital inicial, de una capacidad empresarial, de un oficio y especializaciones en actividades agrícolas e industriales.

Los alemanes no solo disponían de capital y disposición para realizar trabajos en el país, sino que también traían consigo una nueva forma de pensamiento, el liberalismo. La nueva corriente ideológica buscaba la  mayor libertad política para los ciudadanos, de manera que pudiesen actuar y expresar sus opiniones sin presiones de ninguna especie. En el orden económico, se deseaba que los individuos y las empresas privadas realizaran sus negocios libremente, sin que el Estado fijara normas ni interviniese. Esas mismas condiciones debían regir en el comercio internacional.[6]

La llegada de colonos alemanes trajo consigo grandes cambios a nivel económico y social, un cambio en la organización, ya que estas familias al desarrollar técnicas industriales rápidamente tuvieron grandes ingresos, lo que los convirtió en una clase de elite, poniendo bajo su cargo mano de  obra chilena.

El pensamiento liberal con el que llegaron los colonos alemanes a la zona sur del país no fue un impedimento para realizar su trabajo tranquilamente, ya que las autoridades locales no les causaban problemas, solamente  les exigían que aporten con el desarrollo del país, toda estas ideas liberales en todo caso no las plasmaron de una forma que pudiera influir en los habitantes de la zona, porque los colonos se dedicaron completamente al trabajo de las industrias, sin armar algún partido o un bloque político que pueda alterar la contingencia local y que de cierta forma cause un desorden en el país.

No solo las ideas liberales y técnicas de industria-mercado surtieron efecto en el país,  la llegada alemana produjo cambios étnicos, es decir, una mezcla racial con los habitantes de la región, que de algún modo obedecía al plan del gobierno de purificar la raza.

Pese al espíritu liberal y emprendedor de los alemanes, no tuvieron un comienzo muy alentador, tanto que comerciantes, industriales y artesanos, tuvieron en sus inicios muy pocas expectativas de ver satisfechas sus aspiraciones de crecimiento económico; no había movimiento comercial, ni trabajo suficiente para los obreros. La agricultura y crianza de ganado era insignificante y lo que se producía no tenía precio. No obstante, casi todos progresaron, unos mas que otros, hasta encontrarse hoy la mayor parte de sus descendientes en situación bien holgada.[7]

Este progreso se debió a que las innovaciones en infraestructura material que los alemanes implantaron en las industrias de manufactura de materias primas, contribuyeron a un mejor sistema de producción, lo que permitió el crecimiento y solvencia de las familias alemanas y sus futuros descendientes.

Es importante señalar que uno de los factores que en mayor medida determinó el crecimiento y desarrollo industrial -y económico en general – de la zona sur (provincias de Valdivia y Llanquihue), fue el aporte de los colonos alemanes. El alemán a diferencia de la mayoría de los chilenos manifestó un activo espíritu empresarial que lo llevaría a mejorar la economía regional.[8]

1.3 Desarrollo Industrial en la segunda mitad del siglo XX:

Los colonos alemanes eran gente de notable empuje, gracias a cuyo tesón, pronto se vieron los mejores frutos. Además de la producción agrícola y ganadera, establecieron pequeñas industrias para la fabricación de cecinas, calzado, cerveza, muebles, carruajes, etc.

En la segunda mitad del siglo XX en Chile una de las actividades económicas que tuvo un acelerado crecimiento fue la fabricación de cerveza, su rápido desarrollo la convirtieron en uno de los principales rubros industriales del país. La producción de las primeras cervecerías de la región estaba destinada a satisfacer los requerimientos de los propios colonos. El reducido mercado laboral, la poca costumbre de los chilenos de consumir cerveza y el aislamiento relativo de la región con respecto al resto del territorio impedía colocar la producción en otros mercados, situación que llevo a que en los primeros años, estos establecimientos tuvieran una existencia modesta. Sin embargo a los pocos años el consumo de cerveza fue entrando en las costumbres de los chilenos.

Los emigrantes alemanes perfilaban por lo tanto como un grupo de personas marcadas por el liberalismo, el espíritu republicano y la voluntad de intentar una nueva vida de utopías en el nuevo mundo. Estos eran una mezcla de aventureros, liberales, excomuneros, republicanos, demócratas, gente culta y algunos con cierto capital, que formaban las características de los primeros flujos de inmigrantes alemanes. Estas características socio-económicas del primer grupo de alemanes se tradujeron en que la implantación fuera de carácter fundamentalmente comercial con la compra de tierras, actividades artesanales, inversiones y  desarrollo industrial y capital.

Durante cinco décadas se establecieron colonos siendo los flujos más importantes los ocurridos entre 1850 y 1875.

A fines del siglo XIX y comienzos del XX, comenzarían a verse los primeros resultados del trabajo alemán, que lograban un notable crecimiento económico en la región, y donde ciudades como Valdivia, se convertiría en una de las ciudades mas importantes de la región y del país, con un fuerte crecimiento industrial y un fuerte crecimiento de la población colona.


[1] Paulo Pedersen Garcia, “Historia de San José de la Mariquina  (1551-1900)”, Ediciones Universia,  Temuco 1992, pp. 359

[2] Jean Pierre Blancpain, “Los alemanes en Chile (1816-1945)”, Editorial Universitaria, Santiago 1986, pp. 56

[3] Andre Minte Münzenmayer, “Colonización alemana a orillas del lago Llanquihue  (1850-1900)”, Editorial Liga chileno- alemana, Santiago 2002, pp. 24

[4] Baldomero Estrada, Antimigracionismo Mesocrático”, disponible en: http://www2.udec.cl/historia/rhistoria/art06-8.htm

[5] “Colonización de las riberas del Llanquihue” <http://www.monografias.com/trabajos11/metods/metods.html&gt;

[6] Sergio Villalobos, Pedro Cunill, “Chile: su Historia y sus regiones”, Editorial Universitaria S.A, Santiago 1974, pp. 103

[7] Osvaldo Leal, “Historia de la ciudad de La Unión en su 150 aniversario: 1821-1971”, pp. 34

[8] Gabriel Peralta Vidal, “Historia Económica y Urbana de Osorno”, Editorial Impresor, 1991,  pp.186

 
1 comentario

Publicado por en 28 marzo, 2010 en Historia Regional